• Peter Rosales

Phuket una isla al Sur de Tailandia, realmente un lugar de otro Planeta.


Después de unos dias tranquilos en Singapur y absorbido por la modernidad, era tiempo de seguir recorriendo tierras lejanas, mi siguiente destino sería Tailandia y directo a la isla de Phuket siempre al sur.

Al llegar desde el primer instante me senti en casa, si creciste en Sur America, entenderás a lo que me refiero, motos por todos lados, gente, ambulantes etc. Después de estar tanto tiempo fuera de Perú, se sentía bien.

Llegue un poco tarde a Phuket , pero no podía esperar, salí a ver que me deparaba mi primera noche, a diferencia de Singapur donde tenía que ir en tren, aquí tenía que caminar o tomar mototaxi, pero a los que nos gusta descubrir un poco más, siempre escogemos caminar.

El hambre apretaba, ya no había tiempo de escoger o buscar un restaurante, lo primero que encontre fue una carretilla que vendia un plato tipo arroz CHAUFA, yo no se si seria el hambre o la cocinera era super buena, solo recuerdo que termine comiendo dos platos y comprando uno mas para llevar y lo mejor de todo super barato, ya empezaba a querer este lugar.

Phuket es una isla recontra turística, gente de todos lados del mundo vienen a disfrutar de las playas, comida, fiestas y mucho mas. Caminar por sus calles era realmente divertido, me sentía en casa a pesar del idioma tan distinto, me sentía uno tailandes mas. Después de un par de horas recorriendo su zona comercial, era tiempo de descansar, recuperar energías, mañana seria un día increíble.

Muy temprano ya, luego de un super desayuno a base de frutas, era tiempo de tomar una embarcación que mas se parecida a un barco pirata. Era tiempo de conocer las famosas islas de esta zona de Tailandia.

Ya mar adentro, realmente no estaba listo para ver las increíbles formaciones de rocas en medio del mar, quede atónito, este lugar no lo hubiera imaginado ni en sueños.

Sentado en la embarcación, viajando en medio de la nada solo viendo el oceano y las islas, reafirmaba mi amor por la naturaleza, esa necesidad de estar al aire LIBRE, del cual tanto disfruto era lo que realmente había estado buscando, respirar libertad, sentirme muy lejos de casa, conocer gente de todos lados del mundo, era algo que siempre habia anhelado.

Quiza ese mismo día la naturaleza y la mágia del lugar me dio más que solo buenos paisajes.

Mi cámara y yo recien nos estabamos conociendo, solo habia leido unos blogs de fotografía y visto algunos tutoriales, pero la verdad me era muy dificil manejarla en modo manual, decidi no perder ninguna foto mas, puse mi Nikon en modo automatico, yo solo enfocaría y encuadraría pero tenía la certeza que lo que lo que yo pudiera sentir antes de presionar el boton y lo que cada momento mágico me brindaria a lo largo de mi aventura, me haria obtener mejores fotos y a lo largo del tiempo convertirme en un mejor fotógrafo.

De pronto escuche algunos gritos de alegría y júbilo, cuando vi al horizonte , ahí estaba frente a mi , Maya Island, o también conocida como la isla donde fue filmada la famosa película LA PLAYA. Para poder llegar a la orílla, teníamos que tomar unas embarcaciones mucho mas pequeñas.

Dicen que la felicidad solo dura pequeños instantes o segundos, les puedo decir que yo estaba feliz y agradecido a Dios por marcar mi destino hasta ese lugar.

Phuket realmente es una tierra de otro planeta, hubo momentos en los que tenía que tomar unos Kayac y remar para poder pasar por cuevas super pequeñas, dentro de las cuales tenía que echarme para poder atravezar la cueva, que por cierto estaban repletas de murciélagos y a tan solo centimetros de mi naríz, pero la recompensa era muy grande, porque del otro lado, encontraría una belleza que no puedo explicar en palabras, pero para mi era la armonia perfecta, siemplemente era increible, la naturaleza me daba esa foto que permanecerá en mi mente por el resto de mi vida.

Foto abajo, entrando a la cueva

Kho Phi Phi Island, un lugar con una playa en la cual puedes caminar un kilómetro a dentro y simplemente el agua te llega a los tobillos, es el paraíso dentro del paraíso.

Decidí no tomar el tour con los elefantes, porque simplemente estoy en contra del uso y abuso de los animales solo para nuestro entretenimiento.

Al irme de Phuket y ya volando a mi siguiente destino, viendo el increíble océano y algunas islas a lo lejos me di cuenta que Pucket no es de otro planeta, nuestro planeta es increíble, tiene maravillas que ni imaginamos que existen, o muchas veces no queremos ver lo maravilloso que tenemos muchas veces frente a nuestros ojos.

Pucket me dio muchas respuestas, aprendi que la naturaleza puede es nuestra consejera con mayor sabiduria. Pucket se convirtio en uno de los lugares al que definitivamente volvere algun día.

Les dejo unas fotos, espero les guste y los inspire a salir, descubir, viajar, no piensen que no hay nada que descubrir, o donde salir, siempre hay un lugar que conocer.

Nos vemos pronto en mi siguiente destino, si te gustó mi historia y las fotos, pon le clik en el boton compartir de la derecha y sigueme en el Facebook.


17 vistas

   © Todos los derechos reservados | Peter Rosales Photography