• Peter Rosales

Huancaya - Un paraíso de la serranía Limeña


Por cosas del destino unos días antes de año nuevo me quede sin planes, quizá por malas decisiones o cosas inesperadas, faltaban solo 5 días para año nuevo y ya que mi mejor cábala siempre ha sido salir de la ciudad donde me encuentro en esta oportunidad Lima, tenia que encontrar un lugar pronto.

Las lluvias en la sierra, hicieron que descartara algunos lugares, como Huaraz o Huancayo. Con el tiempo en contra y ya casi destinado a quedarme en Lima recuerdo que estaba viendo algunas fotos de paisajes que quiera postear y de la nada llego una foto de Huancaya lugar al que ya había ido antes, y del que había quedado encantado, sin perder tiempo, hice un par de llamadas y así de fácil, estaba listo a partir por unos dias.

Después de un largo viaje de 8 horas aprox y mas de 300 km, Entre las cuencas del Alto Cañete, al norte de la provincia limeña de Yauyos, esta Huancaya, respirar ese aire puro y frío que solo la sierra nos brinda fue realmente motivador, era el ultimo día del año, y a pesar del cansancio del viaje la sonrisa no se me quitaba.

Ya con cámara en mano, y con muchas ideas de las fotos que quiera realizar, encontrarme con estos paisajes salidos de un sueño era realmente mágico . El grupo estaba listo así que ansiosos todos en el bus empezamos a recorrer esos maravillosos paisajes, cuando llegamos a Vitis, el grupo se fue hacer el recorrido tradicional, yo decidí recorrer y explorar por mi cuenta los lugares aledaños y por supuesto hacer fotos, esa paz que me brinda la fotografia al estar rodeado tan sol del sonido de las cataratas me llenaron de energía

Huancaya tiene una riqueza paisajista impresionante, la cantidad de lugares para fotografiar es sorprendente. A cada paso que daba me enamoraba más del lugar, de cada puente, cada catarata con su propia fuerza y misterio, sus calles empedradas, su gente tan amable, hace que te olvides de todo y disfrutes cada segundo muy intensamente.

De regreso después de la excursión llegamos a la ciudad como a las 4 de la tarde todos súper cansados, ya que la noche anterior no dormimos bien por el viaje, así que muchos se fueron a dormir, yo también necesitaba un descanso pero me emocionaba tanto fotografiar más lugares que solo tome un descanso de 30 minutos, no podia , la emoción podía más que el cansancio, entonces decidí nuevamente coger mi cámara, salir, explorar, es así que encontré este puente colgante casi en medio de la cataratas. ¡No lo podía creer!, solo en medio de la naturaleza, haciendo lo que me apasiona, realmente mi corazón se llenaba de felicidad pero se hacia tarde y tenia que volver para la cena de año nuevo.

Era hora de alistarme y aunque el agua caliente es para afortunados, un baño con agua fría caería bien, solo a luz de las velas y temblando de frio pero al menos mas fresco.Me informaron que la fiesta de año nuevo seria cruzando ese puente que les comente, al principio pensé que se trataba de una broma pero iba muy enserio, realmente el lugar era muy oscuro, mientras cruzaba el puente el sonido de la catarata se hacía más fuerte y el bamboleo más intenso, no saben cómo disfrute esa sensación de miedo, sentir que el pasado se quedaba atrás y el reto de seguir adelante sin importar lo que pasará fue el mejor regalo de año nuevo que pude recibir!.

Al llegar al otro lado y ver a mis nuevos amigos felices por haberlo logrado fue una sensación maravillosa compartir alegrías con personas aventureras como yo y a pesar que recién los conocía era como si fueran mis amigos de siempre, fue demasiado bueno.

Pasar en Huancaya año nuevo ha sido una de mis mejores experiencias, esa experiencia solo reafirmo que estoy en el camino correcto, llenar mi corazón de felicidad y mi alma de experiencias e historias es lo que siempre he soñado y por la cual sigo y seguiré soñando. Siempre he creído que no importa que tan lejos vayas, lo que realmente importa es salir y descubrir llenar la vida de experiencias y no solo de cosas materiales, tener historia que contar siempre es mejor que cosas que mostrar. y lo más importante que regreso a casa con nuevos amigos, amigos que me robaron muchas carcajadas, amigos que a pesar de tener demasiado miedo lograron cruzar el puente, esa fuerza interna me inspira, encontrar parejas viajeras que comparten una pasión, amigas que han convertido el selfie una profesión, etc. A todos mis nuevos amigos y a Joel de Pacary travel les agradezco por este fantástico viaje, espero verlos en alguna nueva ruta muy pronto

Con el equipo de viajeros locos, no podia faltar el selfie de las profesionales del selfie.

Con mi amigo Huancayano Joel, nada mejor que un local de guia. Muchas gracias por todo amigo.


35 vistas

   © Todos los derechos reservados | Peter Rosales Photography